Distancia:        15,0 km Ida y vuelta desde Casa la Sierra;

                  28,2 km Ida y vuelta desde Barbadillo

Altitud máxima:   2029 m (Cabeza Aguilez)

Altitud mínima:   1210 m (Casa la Sierra)

Desnivel:          819 m

Pendiente media:    11 %

Tiempo estimado:     4 horas desde Casa la Sierra

 

Desde Casa la Sierra, dónde una valla impide el paso de vehículos no autorizados, tomamos el camino de la izquierda, que sigue el curso del río Morales, teniendo como telón de fondo el pico San Millán, la cumbre burgalesa. Continuamos unos 800m junto al precioso río Morales que corre entre fresnos, hayas, serbales, salcedas y majuelos. La población de truchas no es tan abundante como antaño pero aún es fácil ver buenos ejemplares. Una vez en Casa Vieja, veremos varios caminos. Uno nos queda a la izquierda y cruza el río para internarse en un pinar. Otro sigue recto hacia el refugio de Morales y está marcado con los colores de la Senda del Oso. A nuestra derecha un cortafuegos asciende bruscamente hacia Campillos. Otra pista sube más suavemente también a nuestra derecha. Seguiremos rectos ascendiendo un poco hasta un asome rocoso desde dónde vemos el San Millán y el valle del Morales. Desde este punto dominamos el valle, con un buen hayedo en la umbría del valle, el rebollar por encima y algunos pinares sueltos. En otoño es fácil distinguirlos por la variedad de colores. Continuamos la marcha por el camino pasando por algunas zonas encharcadas y varios arroyitos siempre con agua. El valle se va cerrando progresivamente y el camino se acerca al río. En la otra ladera el hayedo cobra protagonismo, mientras que aquí encontramos robles y serbales, además de algún fresno junto al río. Más adelante veremos un cruce de caminos. El de nuestra izquierda baja hasta el Refugio de Morales, pero nosotros continuamos rectos ascendiendo una dura rompa entre los robles y el borde del pinar.

Perfil de la ruta

 

Estamos siguiendo el valle de Barranca Mala, que tiene sus fuentes en las faldas del San Millán y de Cabeza Aguilez. Después de unos 500m entre rebollos, algún roble albar y hayas, hay que coger otro desvío. Tomamos el de nuestra derecha (bien marcado con la pintura de la Senda del Oso) y ascendemos algunas rampas duras junto a un pequeño arroyo que en primavera forma bonitas cascadas. Después de dos revueltas nos internamos en un hayedo maduro, en el que, especialmente en verano, es fácil ver corzos o ciervos. Al salir del hayedo tenemos buenas vistas del valle y de la cumbre del San Millán por encima de los bosques. Pasamos entre pinos y robles y de nuevo por el hayedo y ya salimos a la campa de la Majada de Campillos. En la parte de abajo de la campa se encuentra la Fuente de Campillos, en la que podremos refrescarnos. Desde la majada vemos tanto el San Millán y los grandes bosques de este valle como las cumbres de Poborlaza y Otero y los hayedos del Matabecerros.

No haremos caso al camino que cambia de valle, sino que continuaremos por el cortafuegos, que, en el primer tramo, se encuentra comido por el matorral. La subida es dura por la fuerte pendiente y sólo en una pequeña zona se pasa cerca de un hayedo. Más arriba domina el matorral rastrero y alguna zona con jóvenes pinos de repoblación. Después de unos 500m duros se alcanza una zona de menor pendiente y por ella llegaremos sin gran dificultad hasta la línea de cumbres de La Demanda.

Estamos a 1915m de altitud y, en días despejados, tendremos una fenomenal vista que abarca desde buena parte de la Cordillera Cantábrica (Espigüete, Valnera...), los Montes Vascos y las sierras de Navarra, al Sistema Central. Más cerca nos quedan las cumbres de La Demanda. Al oeste el San Millán y el Trigaza y, a poca distancia, Cabeza Aguilez. Al este el Otero y al fondo el San Lorenzo. Al lado nos queda La Piñuela. Más al sur la Sierra de Neila y los Picos de Urbión, con la torre del Urbión destacando sobre el resto. A nuestros pies, ya en la cara norte, el circo de Rehoyo, con una pequeña laguna glaciar y el valle del Barranco de Rehoyo, que va hacia Fresneda entre hayedos y pinares. Para subir a Cabeza Aguilez (2029), hay que seguir por una vereda por la línea de cumbres entre matorral rastrero de brezo y enebro y numerosas matas de anavias, entre algunos puestos para la caza de la paloma al paso. También muy cerca, pero hacia el este, tenemos la Cabeza de la Piñuela (1968). Para llegar a ella sólo resta seguir una vereda hacia el este unos 500m.

 

           En bicicleta se puede subir hasta Campillos, aunque con rampas duras de hasta el 17%. Una vez en Campillos se puede continuar por un camino que va a La Portilla, por dónde es posible descender hasta Fresneda de la Sierra Tirón o bien enlazar por un camino con el Cortafuegos del Chirriero y bajar a La Secada.