Vaca en Campo Muchacho          Actualmente sólo existen dos rebaños de ovejas,  y dos vacadas en Barbadillo. Son cerca de 200 vacas, 800 ovejas y unas pocas cabras, pero de una gran calidad. Estos ganaderos están agrupados en la Asociación de Productores y Comerciantes de Carne de Vacuno de la Sierra de la Demanda, con el objetivo conseguir la denominación de calidad “Carne de Vacuno de la Sierra de la Demanda”. 

           Esa etiqueta de calidad, que está en sus tramites finales, va a facilitar que esta excelente carne pueda ser  disfrutada por los consumidores.          

Sin embargo, antiguamente la ganadería, especialmente la lanar marcaba la vida del pueblo. La trashumancia tuvo gran importancia durante muchos siglos. Los pastos de montaña de la sierra, denominados agostaderos (porqué era en verano cuando se pastaban), eran antaño mucho más extensos y soportaban una intensa carga ganadera. Así, en zonas altas aparecen distintas majadas, lugares dónde pastaban las ovejas en los meses de verano y dónde vivían los pastores, sin bajar al pueblo durante muchos días. En Barbadillo existen varias majadas, hoy en total desuso. Así, nos encontramos la Majada de Campillos, la Majada de Mataovejas, la Majada de Capas, la Majada de Chiribáñez, Majada la Graniza, Majada de Matalmoro, Majada la Peña, Majada la Pizarra o la Majada de las Rozas.

Llegando el invierno los pastores se marchaban con las ovejas a las dehesas del sur de Badajoz a través de la Cañada Real Segoviana, que atraviesa una pequeña parte del municipio, procedente de Monterrubio de la Demanda y Canales de la Sierra camino de Vallejimeno y Extremadura. En el siglo XX la trashumancia se fue perdiendo, pero sí eran habituales los movimientos del ganado a las zonas más altas de la sierra, quedándose los pastores muchas noches a dormir al raso con las ovejas.

Rebaño de ovejas en La RevueltaL